CUERPO Y MENTE

Las disciplinas que integran esta categoría buscan un equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, proporcionan relajación muscular, disminuyen el estrés y ayudan a mejorar la postura y la estabilidad corporal.

En nuestro centro tenemos dos actividades dirigidas a satisfacer estas necesidades, como son el Pilates y el FisioPilates.

Pilates

Los dolores de espalda, el exceso de estrés, las malas posturas o la falta de flexibilidad están a la orden del día. Para evitarlos, cobra una importancia especial el ejercicio físico, entre el que destaca el Pilates, especialmente indicado para combatir estos cuatro problemas, ya que forma parte de aquellas actividades físicas que se realizan de forma breve y que se basan, fundamentalmente, en la fuerza.

Su objetivo principal no es la quema de calorías, sino reforzar la musculatura y aumentar el control, fuerza y flexibilidad de nuestro cuerpo. Aunque, como todo ejercicio físico, supone un aumento en el gasto energético y, por tanto, también contribuye a mantener un peso equilibrado.

Los seis principios esenciales de este método son control, concentración, fluidez, precisión, respiración y centro. Precisamente, con este último principio, el Pilates hace referencia a una zona concreta del cuerpo denominada centro de fuerza. Dicha zona la conformarían los músculos abdominales, la base de la espalda y los glúteos y la intención es que, a través de su fortalecimiento, se ejerciten el resto de partes del cuerpo.

La mayoría de los ejercicios se realizan mediante una serie de movimientos suaves y lentos. En todos y cada uno de estos movimientos controlados se intenta conseguir la mayor precisión posible a través del control de la respiración, la correcta alineación de nuestro cuerpo y, por supuesto, la concentración. De esta manera se evitan gestos violentos o incontrolados que puedan ser agresivos para el organismo.

FisioPilates – Iniciación de las técnicas de Pilates

Se trata de una introducción a las técnicas del método propiamente dicho (respiración – control corporal), cuyo fin es tener un primer contacto con este sistema de entrenamiento.

Además, a mayores estaría indicado para patologías de columna vertebral o determinadas lesiones como apoyo a un tratamiento médico o fisioterapéutico específico según la lesión, con el objetivo de lograr el alivio del dolor, la mejora del esquema corporal y sobre todo del rendimiento deportivo.